Parte del cerebro que controla las emociones

Qué parte del cerebro interviene en la regulación y el control de las emociones

En 1952, Paul MacLean introdujo el término “sistema límbico”, que se refiere a las estructuras cerebrales interconectadas responsables de gran parte de nuestra experiencia emocional. El reconocimiento por parte de MacLean del sistema límbico como un conjunto importante y funcional de estructuras conectadas representa quizá su contribución más destacada al campo de la neurociencia. Dentro del modelo del cerebro triuno de MacLean, el sistema límbico se considera el cerebro “emocional”, ya que se ha demostrado que las estructuras que lo componen muestran altos niveles de actividad neuronal durante las experiencias emocionales. El modelo del cerebro triuno se basa en una visión evolutiva del desarrollo del cerebro humano, y MacLean propuso que el sistema límbico fue “adquirido” en una etapa temprana de la evolución de los mamíferos. Este desarrollo fue especialmente importante para la evolución humana, ya que el sistema límbico está implicado en la motivación y la emoción necesarias para las actividades de alimentación, el comportamiento reproductivo y el comportamiento parental.

El papel del cerebro paleomamífero/emocionalEl cerebro emocional también se denomina cerebro paleomamífero, debido a que el desarrollo de las estructuras cerebrales que lo componen se produjo a principios de la evolución del hombre. El cerebro paleomamífero no sólo es importante por el papel que desempeña en la emoción y la motivación; esta estructura cerebral también es responsable de mejorar el aprendizaje y la memoria, de proporcionar una mayor flexibilidad en nuestro comportamiento y de permitirnos controlar los acontecimientos fuera y dentro de nuestro cuerpo, cualidad esencial para el desarrollo del “yo”. Otras actividades mentales que se atribuyen al funcionamiento del cerebro de los paleomamíferos son la formación de vínculos emocionales y el comportamiento basado en el juego, que a su vez desempeña un papel integral en la transmisión del comportamiento entre los mamíferos jóvenes y los adultos.

Qué parte del cerebro es responsable de las emociones

El sistema límbico, también conocido como corteza paleomamífera, es un conjunto de estructuras cerebrales situadas a ambos lados del tálamo, inmediatamente debajo del lóbulo temporal medial del cerebro, principalmente en el cerebro anterior[1].

El sistema límbico alberga la mayor parte de la vida emocional y contribuye de forma decisiva a la formación de los recuerdos.

El sistema límbico fue definido originalmente por Paul D. MacLean como una serie de estructuras corticales que rodean el límite entre los hemisferios cerebrales y el tronco cerebral. El nombre “límbico” proviene de la palabra latina para la frontera, limbus, y estas estructuras se conocían en conjunto como el lóbulo límbico[5]. Estudios posteriores comenzaron a asociar estas áreas con procesos emocionales y motivacionales y las relacionaron con componentes subcorticales que luego se agruparon en el sistema límbico[6].

Actualmente, no se considera una entidad aislada responsable de la regulación neurológica de la emoción, sino una de las muchas partes del cerebro que regulan los procesos autonómicos viscerales[7], por lo que el conjunto de estructuras anatómicas que se consideran parte del sistema límbico es controvertido. Las siguientes estructuras son, o se han considerado, parte del sistema límbico:[8][9]

¿Qué parte del cerebro controla emociones como la ira?

Tu respuesta emocional y el estado de ánimo general se generan en la amígdala.  Pero es el córtex prefrontal el responsable de planificar la acción futura, es decir, la forma en que te comportas en función de esas emociones.

Si la amígdala está dañada, se pierde el control de los impulsos básicos. De hecho, puedes incluso empezar a actuar de forma inapropiada. El comportamiento desinhibido, la hipersexualidad y la asunción de riesgos son consecuencias del comportamiento de una amígdala dañada.

El hemisferio izquierdo del cerebro procesa mientras que el derecho identifica. Por ejemplo, si usted sintiera que se está enamorando, su hemisferio derecho identificaría el sentimiento, pero su hemisferio izquierdo le ayudaría a decidir cómo actuar.

El sistema límbico constituye la parte del cerebro responsable de nuestras emociones. Dentro del sistema límbico se encuentran las siguientes áreas que las dictan: el Hipotálamo, el Hipocampo, la Amígdala y la Corteza Límbica. (Esta última parte contiene dos estructuras, la circunvolución cingulada y la circunvolución parahipocampal, que tienen enormes efectos en el estado de ánimo, la motivación y el juicio).

¿Qué parte del sistema límbico controla las emociones?

Las emociones pueden explicarse en términos biológicos y neurológicos. El sistema límbico, el sistema nervioso autónomo y el sistema de activación reticular interactúan para ayudar al cuerpo a experimentar y procesar las emociones.

El sistema límbico es la zona del cerebro más implicada en la emoción y la memoria. Sus estructuras incluyen el hipotálamo, el tálamo, la amígdala y el hipocampo. El hipotálamo interviene en la activación del sistema nervioso simpático, que forma parte de cualquier reacción emocional. El tálamo sirve como centro de transmisión sensorial; sus neuronas proyectan señales tanto a la amígdala como a las regiones corticales superiores para su posterior procesamiento. La amígdala desempeña un papel en el procesamiento de la información emocional y el envío de esa información a las estructuras corticales. El hipocampo integra la experiencia emocional con la cognición.